Ansiedad

La ansiedad es un mecanismo adaptativo, ya que ante situaciones amenazantes nos prepara para una mejor respuesta. Mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta que poseemos. La función principal de la ansiedad es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para intervenir frente a los riesgos y amenazas, de forma que no se produzcan o se minimicen sus consecuencias.

Por lo tanto, ¿cómo siendo un mecanismo adaptativo nos genera problemas? Y la respuesta es porque es un mecanismo de defensa y saludable cuando la amenaza es real. Y se convierte en problema (en un aviso de que algo no lo estamos haciendo bien), cuando dichas amenazas no son “reales”.

¿Qué significa todo esto?

En muchas ocasiones, nos preocupamos por el futuro, qué va a pasar, qué pueden pensar de nosotros otras personas, nos planteamos exigencias excesivas, sacamos conclusiones en base a hechos pasados planteándolos como argumento de futuro… Y todo esto nos condiciona en nuestras tomas de decisiones, en las relaciones con los demás y en nuestro rendimiento laboral.

Cuando la ansiedad nos dificulta la ejecución y calidad de vida, estamos ante un problema que debemos solucionar.

¿Por qué es importante tratar la ansiedad?

Es muy importante buscar ayuda y solución lo antes posible para que el problema no se tienda a cronificar. Al igual que en los problemas médicos o físicos, cuanto antes busquemos una solución, más fácil será la salida del problema.

El riesgo es que la ansiedad puede llegar a cronificarse y generar lo que se conoce como un trastorno de ansiedad generalizada, que se caracteriza por un estado de angustia permanente. Asimismo, el hecho de que la persona afectada se sienta incapaz de afrontar situaciones de estrés y la persistencia de las mismas pueden causar una crisis de ansiedad, que se caracteriza por una sintomatología como:

      • Palpitaciones
      • Sensación de ahogo
      • Dolor torácico
      • Miedo a morirse
      • Temblores

Además, las personas que padecen ansiedad y no procuran tratamiento psicológico son propensas a buscar otras vías de solución, no siempre adecuadas, como el uso y abuso de medicación, drogas y/o alcohol. Además, en estos casos la ansiedad suele combinarse con otros trastornos psicológicos, como la depresión.

La ansiedad produce dolores y molestias

La ansiedad está vinculada con factores psicológico, pero en ocasiones el “cuerpo habla”. Nuestro cuerpo nos avisa en múltiples ocasiones que lo está pasando mal, que estamos gestionando un problema de un modo inadecuado, pero muchas veces no le prestamos atención. Cuando la ansiedad sigue aumentando y no encuentra una vía de canalización adecuada, busca una forma de “llamar la atención”, encontrando al cuerpo como altavoz.

Hay múltiples molestias y problemas (trastornos psicosomáticos) que se nos pueden plantear.

El tratamiento, debe ser conjunto, tanto desde un punto de vista psicológico como médico.

Alguno de esos problemas son:

      • Dolor de cabeza (cefaleas tensionales) , cefaleas migrañosas
      • Trastornos cardiovasculares, como taquicardias, hipertensión
      • Trastornos respiratorios
      • Trastornos gastrointestinales (son los más frecuentes), problemas de diarrea, estreñimiento, colon irritable, úlcera péptica…
      • Problemas musculares: contracturas, lumbalgias, dolor en miembros del cuerpo…
      • Trastornos dermatológicos: eccema, acné..
      • Problemas sexuales: Impotencia, eyaculación precoz, bajo deseo sexual, …

 

Es fundamental aprender a detectar y gestionar las emociones, de modo que el paciente tenga sensación de control, estabilidad emocional y por lo tanto disminución de la sintomatología física, lo que lleva a una mejora notable de la calidad de vida

Proceso a seguir en la Terapia de la ansiedad

En MM Psicología, el tratamiento de la ansiedad sigue una metodología Cognitivo-Conductual. Esto significa que tras un proceso de evaluación, trabajamos utilizando como base de las herramientas y mecanismos de afrontamiento que el/la paciente no tiene para abordar las situaciones que se le presentan.

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es la manera más eficaz de la psicoterapia para tratar los trastornos de ansiedad. Generalmente la TCC es un tratamiento a corto plazo y se enfoca en enseñarte técnicas específicas para mejorar tus síntomas y poder gradualmente volver a las actividades que evitabas como consecuencia de la ansiedad, con nuevas habilidades adquiridas.

En algunos casos más graves, recomendamos trabajar paralelamente con tratamiento psicofarmacológico.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies