Trastorno de la Personalidad

Un trastorno de personalidad es un tipo de trastorno mental en el cual se tiene un patrón de pensamiento, desempeño y comportamiento marcado y poco saludable. Una persona con trastorno de personalidad tiene problemas para percibir el entorno y relacionarse con las situaciones y las personas. Esto causa problemas y limitaciones importantes en las relaciones, las actividades sociales, el trabajo y la escuela.

En algunos casos, es posible que la persona no se de cuenta de que tiene un trastorno de personalidad porque la manera de pensar y comportarse le parece natural. Y es posible que dicha persona culpe a los demás por los problemas que tiene.

Los trastornos de personalidad generalmente comienzan en la adolescencia o la adultez temprana. Existen muchos tipos de trastorno de personalidad, donde algunos tipos, llegando a la mediana edad se convierten en casos leves.

¿Por qué es importante tratar el Trastorno de Personalidad?

Los trastornos de la personalidad pueden alterar significativamente tanto la vida de la persona afectada como la de las personas que se preocupan por esta. Los trastornos de la personalidad pueden provocar problemas con las relaciones, el trabajo o la escuela, y pueden derivar en el aislamiento social o el consumo abusivo de drogas o alcohol.

El trastorno de personalidad es probablemente de los más incapacitantes dentro de la psicología. Es muy importante su tratamiento para que la afectación de la vida del paciente sea la menor posible.

Proceso a seguir en la Terapia del Trastorno de Personalidad

En MM Psicología, el tratamiento sigue una metodología Cognitivo-Conductual. Esto significa que tras un proceso de evaluación, trabajamos utilizando como base de las herramientas y mecanismos de afrontamiento que el/la paciente no tiene para abordar las situaciones que se le presentan.

La Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) es la manera más eficaz de la psicoterapia para tratar los trastornos de personalidad. Generalmente la TCC es un tratamiento a corto plazo y se enfoca en enseñar técnicas específicas para mejorar los síntomas y poder gradualmente volver a las actividades que se evitaban como consecuencia del trastorno, con nuevas habilidades adquiridas.

En algunos casos, recomendamos trabajar paralelamente con tratamiento psicofarmacológico.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies