Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Una gran variedad de trastornos pueden confundirse con el Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) o en ocasiones aparecer de forma conjunta, por lo que es muy importante realizar una evaluación y un diagnóstico precisos.

La mayoría de los niños y niñas que poseen este trastorno presentan una combinación de síntomas relacionados con la hiperactividad, la falta de control de impulsos, atención y concentración.  Estos síntomas aparecen en el ámbito escolar, social y familiar. Cuando el trastorno no cursa con hiperactividad, pasa más desapercibido y se suele diagnosticar más tarde.

En el trastorno se manifiestan síntomas como:

      • Una actividad motora excesiva (“no parar quietos”)
      • Falta de concentración que les dificulta o incapacita para atender cualquier tarea durante más de un tiempo
      • Dificultades para controlar sus impulsos en situaciones sociales, tareas escolares o de atención en clase
      • Problemas para organizarse, para relacionarse con sus iguales y adultos, dificultades de aprendizaje
      • Baja autoestima
      • Niveles bajos de autocontrol

¿Por qué es importante tratar el TDAH?

Los objetivos son:

      • Intervención en la conducta
      • Entrenamiento de habilidades sociales
      • Entrenamiento de los padres
      • Mejora de rendimiento académico
      • Trabajar hábitos de aprendizaje (agenda escolar, organización de horarios, tareas…) y técnicas de estudio
      • Mejora de la autoestima
      • Reducción de malos hábitos (ver demasiado la televisión o usar la consola, postergar las tareas…)

Proceso a seguir en la Terapia del TDAH

El tratamiento se considera que debe ser multimodal, en este están implicados uno o varios profesionales clínicos, maestros-profesores, padres y el propio sujeto que sufre TDAH. Se requieren de distintas intervenciones:

 

    • Intervención psicológica:  
 
      • Con la familia: Enseñarles habilidades de manejo de la conducta TDHA, El manejo de contingencias incluye el uso del refuerzo positivo, la extinción, uso del tiempo fuera, economía de fichas y coste de respuesta.
      • El propio niño/a: El tratamiento al niño se basa en el uso de procedimientos conductuales, de autocontrol de la rabia y autoinstruccionales, con el objetivo de fomentar el autocontrol y el pensamiento reflexivo.
      • También es importante el entrenamiento en habilidades sociales y en técnicas para mejorar la autoestima.
 
    • Intervención educativa o escolar:

El abordaje escolar es necesario porque los niños con TDAH ante una tarea escolar se muestran desorganizados, impulsivos e ineficaces, las dificultades de atención, motivación, de mantener el esfuerzo mental ante tareas más repetitivas y monótonas, interfieren en su ejecución. Por lo tanto su rendimiento escolar se ve afectado a pesar de que su inteligencia sea normal, alta o superior.

Esta intervención implica el entrenamiento a maestros y profesores en manejo de contingencias, uso del refuerzo positivo, la extinción, uso del tiempo fuera, economía de fichas y coste de respuesta

Es necesario reforzar y potenciar las habilidades sociales así como fomentar la técnica de resolución de problemas ante situaciones problemáticas (identificación del problema, posibles soluciones o modos de actuar, valoración de ventajas e inconvenientes de cada una de las soluciones propuestas), fomentando el pensamiento reflexivo.

 

    • Intervención farmacológica:

La intervención farmacológica es decidida y conducida por la psiquiatra de nuestro centro. Ella es quién resuelve las dudas de los padres respecto el fármaco o fármacos prescritos y es quién tiene la potestad para decidir cambios en los mismos, los maestros y padres comentarán con el médico los cambios de comportamiento o rendimiento que observen así como los posibles efectos secundarios que pudieran observarse y el profesional decidirá.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies